Todo el Dinero del Mundo o el castigo al acoso sexual  

La más reciente película de Ridley Scott nos cuenta la historia de Gail Harris (Michelle Williams) y cómo intenta convencer a su ex suegro J. Paul Getty (Christopher Plummer), un magnate petrolero, para pagar el rescate de su hijo mayor. La situación es que Getty no accederá a la extorsión tan fácilmente. Aquí está lo cool, lo meh y lo gacho de Todo el Dinero del Mundo.

Lo Cool 

La discreción de Ridley Scott

Es una realidad que el octogenario director difícilmente nos vuelva a entregar obras maestras como Blade Runner o Alien, pero en la última década esta es la mejor versión de él. Experto en thrillers, haciendo apologías del poder. Todo el Dinero del Mundo no llega a ser como Gánster Americano, pero si se tratase de otro director estaríamos hablando de una obra maestra.

 

Christopher Plummer

Su presencia en pantalla no rebasa los 15 minutos de duración, pero su poderosa actuación convierte a J. Paul Getty en el personaje más interesante del filme. Su nominación al Oscar es merecida y no sólo envía el mensaje de castigo a los acosadores sexuales de Hollywood.

 

El diseño de producción

La historia está situada en la década de los 70 y cada detalle está tan bien cuidado que parece que estamos viendo pietaje de la Roma de aquella época. El diseñador de producción Arthur Max es un viejo conocido de Scott y aquí nos vuelve a sorprender.

 

La química Whalberg – Williams

Mark Whalberg interpreta al jefe de seguridad de Getty y le es encomendada la tarea de negociar el rescate de su nieto. La química que tiene en pantalla con Williams se siente natural y no se tata de una relación amorosa ni mucho menos amable. Él es un hombre que está siguiendo órdenes de su jefe, ella una madre desesperada por salvar a su hijo, es evidente que debe de haber varios roces.

 

Lo Meh 

El Secuestro

Paul Getty se roba el show de la película, esto es benéfico y contraproducente a la vez ya que el problema principal de la trama es el secuestro de Paul Getty III, pero cada vez que vemos algo relacionado con esto todos queremos volver a ver al magnate. Tal vez no fue abordado con el dramatismo necesario.

 

Los efectos especiales

No fueron muchos pero los efectos CGI que implementaron (principalmente para sobreponer el rostro de Plummer sobre el de Kevin Spacey en algunas escenas) dejaron mucho que desear.

 

Lo gacho

El factor Kevin Spacey

En Octubre de 2017 la película ya estaba terminada y el personaje de J. Paul Getty no era interpretado por Christiopher Plummer (la primera opción del director) sino por Kevin Spacey, esto porque el estudio quería a alguien de renombre para este papel. Pero tras las acusaciones de acoso sexual en contra de Spacey la producción decidió omitir totalmente su participación a tan solo ¡60 días! de la presentación del filme a los medios.

 

La neta uno de mis motores principales para ver la película fue el morbo por ver a Christopher Plummer, salí sorprendido pero siempre nos quedará la duda por saber qué clase de interpretación dio Kevin Spacey.

 

“(J. Paul Getty) era un verdadero tacañazo” escuché decir esto a un señor mientras los asistentes íbamos saliendo de la sala de cine, en una primera instancia tiene razón pero el mensaje que nos manda Ridley Scott reflejado en el multimillonario es la capacidad de QUERER hacerlo y PODER hacerlo.

 

Cuéntame ¿ya viste la película? ¿qué te pareció?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close