Filmando por un sueño

Ya se nos está haciendo costumbre, mejor dicho, ya es costumbre ver los nombres de cineastas mexicanos ganando en las entregas de premios más importantes del mundo. Y lo que pasó en la 90° entrega de los Premios de la Academia fue algo histórico: por primera vez en mucho tiempo la verdadera voz de un autor fue premiada.

No fue una historia basada en algún acontecimiento real, alguna biografía, o crítica social. No, según los Oscares la mejor película del 2017 es la historia de una asistente de limpieza que tiene sexo con un monstruo de Sudamérica, La Forma del Agua derrotó a grandísimos dramas bélicos e históricos, ensayos que nos hicieron plantearnos preguntas muy profundas y a cartas de denuncia que son pertinentes por el momento que está pasando la industria del entretenimiento y el mundo en general.

Ganó un cuento de hadas, ganó una fantasía, ganó la honestidad, ganó la perseverancia. Sí, me da un gusto enorme que el genio detrás de esta obra maestra sea un mexicano, pero me da aún más gusto que lo ridículo e improbable dieron como pinches-mil de pasos atrás y dejaron pasar a las ganas de hacer las cosas. La victoria de La Forma del Agua mandó más mensajes que los que tu mamá te mandaba cuando llegabas tarde de la fiesta, aquí los más destacados.

El primero, jamás abandonemos nuestros sueños y visión, Guillermo del Toro ha dicho en varias entrevistas que se siente orgulloso por no traicionarse a sí mismo para llegar a los premios, que siempre su versión de las cosas era la que hablaba en sus trabajos. ¿Quién iba a decir que los monstruos iban a traer tanta dicha?

Segundo, a veces necesitamos fantasear para entender nuestra realidad. Es la primera vez en 14 años que una película del género fantástico gana el Oscar a Mejor Película, tal vez es porque la realidad nos está rebasando y es necesario jugar un ratito aunque sea con nuestras ideas más locas.

Tercero, la representación cuenta. Estas palabras las dijo Lee Unkrich, el director de Coco, durante su discurso de aceptación. Ver a esa gente que no suele salir como protagonista en las películas que vemos nos está diciendo que todos importamos y que todas nuestras historia valen algo.

Cuarto, es necesario visitar el pasado para hacer un mejor futuro. Aunque suene a frase barata de motivación personal, La Forma del Agua es un Frankenstein precioso de lo que es la historia del séptimo arte, mezcla la comedia, el thriller, el drama y hasta el musical, todos estos de antaño, de una forma muy coherente y orgánica pero ¿que no hay de todo eso en la vida?

Y quinto, el amor sobre todas las cosas. Y no solo el amor entre pareja, el amor propio, entre amigos, la familia, a tus sueños. Cuando hacemos las cosas por amor y nos entregamos al cien, no importa el resultado, tu satisfacción va a ser igual de chingona.

Así es que si piensas que tienes malas ideas solo recuerda que el 4 de marzo de 2018 ganó el pitch que cerró: “Entonces la muda se enamora del pez”. Felicidades Guillermo del Toro, la neta si eres una GRAN inspiración para varios. Y sí ¡Viva México!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close