Operación Red Sparrow o la propaganda descarada

Mientras veía la más reciente película de Jennifer Lawrence sentí que estaba viendo una historia de la década de los 80 (los rusos son otra vez los malos), pero eso se lo explico en otra ocasión. Esta película dirigida por Francis Lawrence (Los Juegos del Hambre: Sinsajo) nos cuenta la historia de una bailarina rusa que se ve orillada a convertirse en una especie de espía. Aquí está lo cool, lo meh y lo gacho de Operación Red Sparrow.

Lo Cool 

La psicología del espionaje

Siempre es muy padre ver en las películas de espías (ya sea en las de James Bond, Jason Bourne o incluso Kingsman y El Super agente 86) cómo es su entrenamiento o hacen gala de sus habilidades para manipular la mente humana. Y aquí en la película la capacitación que le dan a los Red Sparrows nos dio un método más cruento de este proceso, dejaron muy claro que están en Rusia.

 

Jennifer Lawrence

La actriz aparece el 95% de la película (algo que ya había hecho con el director Francis Lawrence en Los Juegos del Hambre) y jamás te cansas de verla en pantalla, carga con todo el peso dramático de la historia y se la crees. Sin temor a equivocarme, es la Meryl Streep de su generación.

 

La intriga

Como mencioné al principio, el filme me recordó al cine de los 80 y en muchos sentidos, uno de ellos es la tensión que se siente cuando el personaje de Lawrence está interactuando con algún hombre. Da la sensación de que el personaje nunca está a salvo.

 

Lo Meh

El desarrollo de la trama

Si bien la intriga que manejan en la cinta es pertinente, la forma en que van pasando los acontecimientos se siente muy lento a tal grado que llega a aburrir.

 

La música

James Newton Howard es un buen compositor que nos ha regalado grandes scores (él compuso el tema principal del Batman de Christopher Nolan y no Hans Zimmer como muchos creen), pero aquí se siente que hizo un trabajo por encargo. Si bien algunas notas si generan la tensión necesaria, la mayoría de las partituras se sienten genéricas al abusar de las cuerdas (haciendo alusión al origen de bailarina del personaje principal y al estar ubicada en el país soviético).

 

Los “giros de tuerca”

Como buena película de espías nada es lo que parece y es de esperarse que exista un twist revelador que nos haga decir “¡No manches!”, pero aquí estos giros se ven venir a kilómetros de distancia. El guión no repara en esconder las pistas que te harán descifrar el desenlace mucho antes de que este se revele.

 

Lo gacho 

El cast

Es entendible que a nivel mercadotecnia castearan a Jennifer Lawrence (es una de las actrices más taquilleras de la historia), pero el hecho de que su personaje sea ruso le resta méritos al proyecto. Estamos en una época en donde se está exigiendo que se representen correctamente en pantalla razas y géneros, lo mismo debería ser para nacionalidades. Ni en un millón de años les voy a creer que Jeremy Irons es de nacionalidad rusa, y si ya se va a tomar esta decisión al menos deberían ensayar los acentos.

 

En conclusión, Operación Red Sparrow es un filme propagandístico que no repara en decir que los rusos, otra vez, son los malos pero que en su desarrollo decepciona a más de uno y más por el hype que traía por sus involucrados.

 

¿Tú ya la viste? Cuéntame que te pareció

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close