Hablemos de Titanes del Pacífico: La Insurrección

Siempre será divertido ver en pantalla grande a robots y monstruos gigantes peleando entre sí, Transformers Godzilla son prueba de ello, y la secuela de Titanes del Pacífico es cumplidora a secas. La historia nos cuenta como los hijos del extinto Stacker Pentecost tienen que hacer un  frente de jaeggers para enfrentar nuevas amenazas, a la vez que entrenan nuevos rangers. Les comparto lo cool, lo meh y lo gacho de Titanes del Pacífico: La Insurrección.

Lo cool

La acción

Lo vuelvo a mencionar, estas películas se hicieron para entretener y la acción que aquí se nos presenta lo cumple. De hecho vemos más peleas que en la primera parte, aunque lo mero padre sucede hasta el final, pero esa secuencia bien vale el boleto de entrada.

La química de los personajes

Si bien solamente regresan 3 actores de la cinta original, la relación que muestran entre sí los nuevos personajes se siente fresca y creíble. Mención aparte para la dupla John Boyega y Scott Eastwood.

 

Lo meh

La dirección

Esta es la primera película de Steven S. DeKnight, anteriormente había trabajado en series como Spartacus Daredevil. O sea, el ADN de la acción es natural en el realizador, pero la forma tan genérica que nos contó la historia no es tan entrañable como lo hizo Guillermo del Toro en la primera.

La historia

Pese a que hay más peleas en esta, irónicamente el factor peligro no está latente, mientras que en la uno veíamos kaijus salir del mar cada 10 minutos, aquí hacen su aparición los últimos 20 minutos. Además de que se siente un apéndice de la primera parte ya que tienes que verla forzosamente para entender algunas  cosas ya que el guión da por hecho que ya la sabes.

El villano

No voy a decir spoilers, pero la resolución que le dieron a este personaje es la más anticlimática y fácil que le pudieron dar. Podrías entender sus motivaciones, pero pudieron haber hecho algo más interesante con el detonante de su comportamiento.

Los kaijus y jaegers

Y seguimos con las comparaciones, pero son necesarias hacerlas. Mientras que en la primera parte el diseño de tanto robots como monstruos fue muy cuidadoso (de hecho Del Toro ha declarado que los kaijus tienen inspiración en los alebrijes), aquí el trabajo no es malo pero de igual manera no logra sorprender como hizo la franquicia antes.

La fantasía

Y no es que una historia de monstruos japoneses contra robots atómicos se lo más realista del mundo pero al menos en la cinta de 2013 se preocuparon por aterrizar en un plano verosímil lo que veíamos en pantalla. Aquí pecaron de ilógicos o díganme si una niña de 16 años va a ser capaz de construir su propio jaegger ¡por favor!

 

Lo gacho

La ausencia de Guillermo del Toro

El tapatío planteó muy bien la bases para crear una franquicia sólida, divertida y honesta. La secuela se siente como un descarado anuncio para vender juguetes y creo que ese camino seguirá de confirmar una tercera entrega.

En conclusión Titanes del Pacífico: La Insurrección es una película que cumple con el objetivo de entretener pero lo único que vas a pensar después de salir de la sala va a ser a qué tienda irás a pasear.

¿Tú ya la viste? Dime qué te pareció

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close