Hablemos de Nace Una Estrella

Oficialmente la carrera al Óscar 2019 ha comenzado y de qué manera, damas y caballeros. La ópera prima del otrora actor Bradley Cooper es un relato actual sobre el amor, la pasión y claro, la música.

No es de extrañarse que los realites como La Academia o Master Chef se lleven los mayores números de rating todas las semanas ¿por qué? Por un factor muy sencillo, nos encantan e identificamos con las historias de personas con talento que son descubiertos, se les da la oportunidad para brillar y triunfan. Precisamente esa es la trama principal de esta película.

Es la cuarta vez que se adapta esta historia sobre un artista exitoso pero que su carrera va en debacle por su alcoholismo y de la aspirante a cantante con un enorme talento y que busca una oportunidad. ¿Por qué está causando tanto revuelo si esto ya lo hemos visto un montón de veces? Por las formas, la manera en que Bradley Cooper (también protagonista y guionista del filme) nos cuenta la historia es el vivo reflejo del cine de la segunda década del siglo XX: planos secuencias, cámara en mano, redes sociales y música pop.

La tercera adaptación de esta historia fracasó con la crítica debido a que Barbra Streisand no terminó de convencer en su papel de soñadora, siempre estaba latente la diva que es. Y si bien Judy Garland, Janet Gaynor y ahora Lady Gaga son iconos de su tiempo, esta última se roba el espectáculo de su adaptación entregando una actuación convincente y decorosa a la par que compone e interpreta de manera brutal las canciones que aparecen ella. Lady Gaga es una muy probable contendiente en la próxima temporada de premios. Mark my words.

Por otro lado, Bradley Cooper nos regala la mejor actuación de su carrera encontrando en Jackson Maine un personaje complejo, con errores, virtudes, cuestionamientos y mucha pasión. El proceso de preparación del actor fue sobresaliente: durante 1 año iba 5 veces a la semana a un coaching vocal para lograr bajar una octava y lograr el tono que quería. El resultado es sorprendente. Parece que el señor Cooper ha sido músico toda su vida ¿ya les dije que también compuso algunas canciones de la cinta? Bueno, ya lo saben.

El respeto que se tienen estos dos artistas se tienen entre sí es palpable, tanto así que el amor que se tienen sus personajes se basa en la admiración mutua y no tanto en la idealización. Los dos están comprometidos por lo que se ve en pantalla a tal grado que algunas escenas de los conciertos fueron filmadas en festivales reales como Coachella y Glastonbury.

En conclusión Nace Una Estrella es una película necesaria y reflejo de nuestros tiempos, una historia que enaltece la pasión, la música, la hermandad (Sam Elliot como el hermano de Bradley Cooper está soberbio), y por supuesto el amor. Si no la han visto llévense un par de kleenex porque sí los hará moquear. Por eso le pongo a esta película 4.5 lentecitos de 5.

¿Tú ya la viste? Cuéntame qué te pareció.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close