Hablemos de El Cascanueces Y los Cuatro Reinos

¿Te acuerdas de cuando eras niño y esperabas con ansias la víspera de Navidad? La emoción de abrir los regalos, de estar de chismoso viendo lo que recibieron los demás, de compartir momentos especiales con la gente que quieres. Bueno, todo este preámbulo fue lo que sentí cuando me enteré que Disney iba a hacer una adaptación de el Cascanueces y mi curiosidad aumentó más cuando anunciaron a Eugenio Derbez como parte del elenco.

¿Te pasó que recibiste calcetines o un suéter horrendo en la víspera de Navidad? ¿Recuerdas esa sensación? Bueno, eso fue lo que sentí cuando vi El Cascanueces y los Cuatro Reinos. La decepción que tuve al terminar de ver esta cinta fue porque esperaba ver -la neta- la película navideña de la temporada (especialmente por todo lo que representa El Cascanueces en esta época del año), pero no, la historia utiliza la Navidad como un mero pretexto para la acción vista en pantalla.

Si bien tiene formas espectaculares: el plano secuencia inicial que nos ubica en un Londres victoriano, el impecable diseño de vestuario y de producción, las secuencias que involucran ballet y unos efectos especiales decorosos; la película tiene una crisis de identidad muy cañona, tal como la protagonista, esto debido a que aborda la ciencia y la magia de manera conjunta pero no le da la prioridad que cada una se merece, además de los diferentes momentos robados de filmes como Las Crónicas de Narnia, Alicia en el País de las Maravillas o incluso Fantasía hacen que pienses que esto ya lo has visto muchas veces.

Las actuaciones, en su mayoría, son exageradas partiendo de que casi todos los personajes son juguetes o seres disparatados, la excentricidad que se deberá plasmar no está bien lograda y llega hasta incomodar (especialmente con Kiera Knightley), tal vez Helen Mirren es la única que logra plasmar de manera exitosa esta locura. Mackenzie Foy lo hace bien a secas, su actuación es contenida y cumplidora sin llegar a establecer un verdadero vínculo con la audiencia.

El nombre de el Cascanueces en el título es mera mercadotecnia, su personaje es un rol secundario que ayuda a la protagonista en su aventura, pero bien pudo llamarse el soldadito y no pasaba nada.

Mencioné que me causaba curiosidad la participación de Eugenio Derbez. El comediante no lo hace mal pero fue medio triste ver que su actuación la pudo haber hacho cualquier otra persona, además de que su tiempo en escena es MUY limitado. Pero aun así me da mucho gusto por el mexicano.

En conclusión El Cascanueces y los Cuatro Reinos apela a los temas clásicos de Tchaikovsky en una suerte de conglomerado de varias cintas de aventura pero que al final la vas a olvidar en cuanto salgas de la sala. Es por eso que a esta peli le pongo 2.5 lentecitos de 5.

¿Tú ya la viste? Cuéntame qué te pareció.

1 comentario en “Hablemos de El Cascanueces Y los Cuatro Reinos

  1. Creo que si me gusto la película aunque no fue lo que esperaba me parece impecable la realización del filme y concuerdo en que las actuaciones me quedaron a deber…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close