Hablemos de Operación Overlord

Unas de las criaturas más fascinantes del cine de horror sin duda alguna son los zombies (que de unos 10 años para acá se han mantenido vigente en el imaginario colectivo de la cultura pop), porque no hace falta un trasfondo para entender sus motivaciones: simplemente tienen hambre. 

Unos de los antagonistas más recurrentes en la historia del cine bélico o de acción son los nazis (que desde la Segunda Guerra Mundial tienen la imagen de los malos más malos del mundo), porque no es necesario empatizar con ellos, inmediatamente generan rechazo por dos razones: su falta de humanidad y hambre de poder.

Ustedes dirán ¿qué caramba tiene que ver una cosa con la otra? Pues para Operación Overlord es el eje principal de su historia, porque si bien no es la primera vez que vemos esta cotorra combinación en el celuloide, el director Julius Avery hace de este viaje, que nos recuerda al cine Serie B (el científico loco y los muchachos que van a salvar el día, esencialmente) de los 50 y 60 algo muy divertido.

Desde los primeros 10 minutos se expone el ritmo e intención de la película, al principio estamos viendo un relato bélico en donde unos soldados norteamericanos están abordo de un avión para llegar a un poblado francés con la misión de destruir un cuartel nazi, todo esto en el Día D por supuesto. La técnica y fluidez del plano secuencia inicial nos pone en los zapatos de cada uno de los militares y rápidamente empatizamos con ellos, a tal grado que también sufrimos con ellos.

El productor de esta cinta es JJ Abrams y fiel a su costumbre todo este proyecto estuvo rodeado de misterio y secretismo, a tal grado que se creyó que era parte del universo de Cloverfield (al final este rumor se desmintió). El misterio viajó hasta la historia per se que la mayoría de la fotografía es obscura y llena de sombras, esto para generar un ambiente clásico de una película de terror, si bien logra su cometido por momentos se siente cansado y llega a hartar.

Pero estos momentos son mínimos, y como dije logra su objetivo tanto así que a la hora de los sustos si llegas a dar dos o tres saltos en la butaca (en la proyección que asistí hasta una chava grito) y eso es parte del encanto de estas películas: los sustos entre amigos y las risas nerviosas. Es un entretenimiento clásico de los 50, que si bien aquí la figura de la damisela en peligra queda a un lado para dotarla incluso con un ¡lanzallamas! y darle en la torre a algunos zombies y nazis.

Es un combo porque estás viendo una película de guerra a la par que ves una muy buena historia de espantos, mezclado con misterios. Aquí radica el éxito de Overlord que sin pretender demasiado logra conjuntar varios géneros y entregar algo muy disfrutable que va a perdurar en nuestra memoria un buen rato. Es por eso que a esta peli le doy 3.5 lentecitos de 5.

¿Tú ya la viste? Cuéntame qué te pareció

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close