Aladdín: Salvando a la princesa Jasmín

Aladdín el clásico animado de Disney de 1992 es una de mis películas favoritas del estudio del ratón, supongo que es por la historia de identificación, lealtad hacia uno mismo y, por supuesto la magia.

Guy Ritchie dirige una muy bien lograda y colorida adaptación de esta cinta, si bien no me voló la cabeza en cuestión expectativas como lo hizo Dumbo en su momento, la experiencia sí fue satisfactoria (el factor nostalgia jugó un rol importante).

El guión mantiene la esencia de la original y resuelve de manera satisfactoria lo hoyos argumentales que el material de origen tenía. Pero es en este afán de querer resolver muchas cuestiones que la animada no, en dónde encontramos el punto más débil del relato: la nueva canción de Jasmín, Speechless.

El arco narrativo de la princesa fue modificado en aras del empoderamiento femenino del siglo XXI, funciona y se agradece el hecho de que ella quiera ser sultana sin la necesidad de que un hombre la defina. Pero su canción se siente forzada y desencajada en un relato que ya estaba muy bien establecido. Me gustó la canción pero hasta ahí, seguramente la olvidarás saliendo de la sala de cine.

Probablemente el factor más controversial durante toda la promoción de la película fue Will Smith como el genio de la lámpara. Primero porque tenía que llenar los enormes zapatos que Robin Williams había dejado en su versión en inglés (la animación del Genio se hizo después de que Williams grabara sus diálogos, que fueron un 70% improvisados). Y Segundo por su aspecto digitalizado que no terminaba de convencer. Solo me queda decir que Smith es el eslabón más fuerte del todo proyecto, hace al Genio suyo pero respeta el legado de Robin. Un verdadero triunfo.

Los protagonistas Mena Massoud y Naomi Scott cumplen y su química en pantalla es contagiosa desde el primer encuentro de Aladdín y Jasmín respectivamente, siendo su momento más brillante el canto de A Whole New World, canción que en su momento ganó el Óscar por Mejor Canción Original. la escena contagia la mística y esperanza que la letra y la partitura dicen.

En conclusión Aladdín es una película bien hecha pero una dirección contenida por parte de su director que dejó a un lado su voz de acción y la sacrificó en por de la espectacularidad. Le hace justicia al material original. Por eso le pongo a esta peli 3.5 lentecitos de 5

¿Tú ya la viste? Cuéntame qué te pareció.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close