Toy Story 4: El Valor de Dejar Ir las Cosas

Toy Story 4 es una secuela innecesaria.

Para mí la historia fílmica de la franquicia de Pixar cerraba de manera brillante con la tercera parte pero su sucesora justifica de una manera extraordinaria su existencia.

Pixar no nos defrauda y nos cuenta, de la mano de los juguetes más queridos del cine, irónicamente, la historia más humana del estudio. Es un ensayo delicado, inteligente y divertido sobre lo complejo pero necesario que es destruirse a uno mismo para volver a iniciar.

Hablar de la animación de Toy Story 4 parece que está de más (cinta tras cinta el estudio californiano se supera con creces), pero aquí vale la pena mencionarlo por los avances que a nivel tecnológico e industria que representan: los animadores e ingenieros desarrollaron un software específicamente para que las gotas de lluvia interactúen con los personajes, solo por mencionar una cosa.

El nivel de detalle es increíble desde las partículas de polvo en la tienda de antigüedades, pasando por los sutiles rayones del tiempo que se ven sobre Buzz, hasta las soldaduras de una malla metálica en una feria, hacen entender que eso por sí sólo ya es arte. Unos locos y verdaderos artesanos las más de mil personas que participaron en esta producción.

Y qué decir del lenguaje cinematográfico, Toy Story 4 es cine a su máxima y pura expresión. Cada toma, luz y secuencia están pensadas para hacernos sentir algo, realmente uno se siente parte de la aventura que están viviendo los juguetes. Hay un plano secuencia al inicio del tercer acto que me dejó con la boca abierta.

Si bien la trama ha sido la misma a lo largo de los últimos 24 años: emprender una misión de rescate para salvar a un juguete, son las formas y elementos secundarios que hacen que cada cinta de la franquicia sea única. Aquí los viejos conocidos son personajes meramente de ensamble pero no demeritan su presencia y los nuevos rostros que conocemos nos roban el corazón desde el primer instante, mención honorífica para Ducky y Bunny y su espléndido humor negro.

Los temas adultos que abordan son vistos desde una perspectiva tan inocente que es imposible no conmoverse por lo que se ve en pantalla. La crisis de identidad de Forky, el miedo de Duke Caboom, el abandono de Bo y el proceso de desapego (casi tanatológico) de Woody son elementos que convierten a esta en una cinta muy madura.

¿Qué les puedo decir? Amé de principio a fin esta historia que en el papel es innecesaria pero en el fondo es un gran ejercicio que como seres amantes debemos hacer.

En conclusión Toy Story 4 es un digno miembro de la saga animada más querida de todos los tiempos, es una de las mejores películas del 2019. Es por eso que a esta peli le pongo 5 lentecitos de 5.

¿Tú ya la viste? Cuéntame qué te pareció.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close