Ford V Ferrari: El Ego es Un Poderoso Motor

La histórica carrera de LeMans de 1966 en donde Ford ganó el 1-2-3 se debió porque le picaron el ego a Henry Ford II. Así es, desesperado por querer aumentar sus ventas en un sector más joven el magnate estadounidense tuvo que incursionar en las carreras automovilísticas y de paso ganarle a unos italianos de la Scuderia Ferrari…

A grandes rasgos de eso se trata esta historia, de cómo las corporaciones hacen hasta lo imposible para lograr sus objetivos. Eso en una primera instancia, en este legendario relato los verdaderos protagonistas son Ken Miles (un soberbio Christian Bale) y Carrol Shelby (un inmejorable Matt Damon), uno es un piloto de carreras en bancarrota y otro es un piloto y diseñador de autos deportivos con ganas de hacer historia.

La película es un agasajo visual empezando con las carreras bien coreografeados, pero sobre todo fotografiadas por el nominado al Oscar Phendon Papamichael que lleva la lente de la cámara en donde verdaderamente está la acción ya sea adentro de un auto o en una curva pronunciada. Todas las secuencias con autos te hacen estremecer por lo vertiginoso de la edición y por supuesto la fotografía. Hagan una nota mental para la destacada edición y mezcla de sonido, de mi se acuerdan cuando la nominen en la próxima temporada de premios.

Christian Bale se roba el show -o mejor dicho: gana la carrera, con su Ken Michaels intenso, arrebatado pero apasionado de lo que hace, un hombre que literalmente vivió hasta el último segundo de su existencia abordo de un auto de carreras. Bale podría conseguir su sexta nominación al Oscar y segunda al hilo.

Matt Damon demuestra una vez más que es uno de los artistas más completos de su generación, su Carrol Shelby es empático, extravagante y carismático. Resulta imposible decir mientras ves la peli: ¡Carajo, lo quiero de amigo! Él junto con Bale crearon una atmósfera de camaradería que muy pocos pueden lograr.

Quiero hacer una mención especial a Caitriona Balfe, la también protagonista de la serie Outlander, puede dar el brinco a los reflctores internacionales con su interpretación de Mollie Miles, la eposa de Ken que funge como un soporte y cómplice de los sueños de su esposo. Es un papel sutil pero lleno de mucha fuerza que en una de esas se anda colando en las ternas de Actriz de Reparto.

Y por último pero no menos importante por eso tenemos la dirección de James Mangold que después de regalarnos al Wolverine más violento en la historia del cine con Logan se vino a meter al emocionante mundo del automovilismo. El realizador pone en claro que es un gran director de actores y que además puede entretener con secuencias emocionantes y humor irónico, sin olvidar que nos pudo conmover hasta la médula con los últimos 15 minutos del filme.

En conclusión, Ford V Ferrari es un filme que nos recuerda que a veces es bueno que nos mueva el ego pero sobre todas las cosas que en muchas ocasiones se gana más cuando uno pierde. Por eso le doy a esta peli 4.5 lentecitos de 5.

¿Tú ya la viste? Cuéntame qué te pareció.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close