Billy Joel a là mexicana

El pasado 6 de Marzo de 2020 fui al último concierto de Billy Joel en la Ciudad de México, o al menos eso dice. Y pues, sí le creo.

El escenario del Foro Sol

Desde que se anunció su presentación en el último trimestre de 2019, llamó mi atención porque, vamos ¡es Billy Joel! Si bien su música no es de “mi época”, al menos 5 canciones de él sí me sé, pensé en su momento. Total, el anuncio solo se quedo en eso: en curiosidad.

Los meses pasaban y pues la procrastinación también, asistí a conciertos en Monterrey, viajé a Estados Unidos, obviamente fui muchas veces al cine, vi series, me mudé de ciudad, celebré Navidad, obtuve un trabajo adicional, me reencontré con queridos amigos y familiares, fui a un festival de música electrónica en CDMX, llegó el Coronavirus a México…

Todo eso y no había hecho el mínimo esfuerzo por adquirir las entradas, tal vez lo más cercano que hice por asistir fue, en enero pasado, platicar sobre la venida del tío Billy a México con mi amigo de años Arturo Saldívar (él, un melómano empedernido con alma, no vieja, milenaria, pues no llega ni a los 30 años el wey). Esto porque sé que el buen Arthur está bien parado con gente de Ocesa y pues ha ido a ver a leyendas musicales como Sir Paul McCartney, Phil Collins, Roger Waters, entre otros (ven como sí es de alma milenaria). Al final me dijo que no sabía pero que sí tenía ganas de verlo, hasta ahí. “Si vas, avísame, wey. Porque sí quiero ir”, replicó su servidor hacia su camarada. Punto, no más intentos por ir a ver al nacido en el Bronx (o sea al señor Joel).

Pasó enero, pasó febrero en año bisiesto y todavía no tenía las entradas para ver al Piano Man, en este transcurso vi cómo la ciudad se empezaba a llenar de anuncios del concierto y pensé: “¡Qué raro! De seguro no se está vendiendo”, y pues ya, hasta ahí.

Sabrán que durante mi turno godín disfruto de escuchar La Taquilla, programa de radio de, uno de mis jefes y también amigo, René Franco y justamente en la emisión del 3 de marzo (TRES días antes de la presentación) mencionó que iría al concierto y en uno de sus segmentos hizo una especie de dinámica donde el objetivo era ver si ubicabas las canciones de Billy Joel que él iba reproduciendo. Para mi sorpresa, pude reconocer DOCE de las catorce rolas que René puso del tío Billy, este logro volvió a despertar mi curiosidad y en el acto le mandé un WhatsApp al buen Arthur: “¡Buen día, amigo! Oye, ¿vas a ir a ver a Billy Joel?”.

Para no hacerles el cuento largo, Arturito me dijo que en eso andaba, que estaba viendo si le daban cortesías o descuentos (recordemos que está muy bien parado con gente de Ocesa), en eso me pregunta el por qué de mi pregunta. Le respondí que me dieron ganas de ir pero no quería ir solo, a lo que me respondió que me esperara a ver si nos daban alguna cortesía o descuento o si no, los jueves hay 2×1 en la página de internet de la boletera… La consigna era esperarse al jueves, UN DÍA antes del concierto, a ver si el evento estaba con tal promoción y si sí, ver si alcanzábamos boletos (cabe destacar que el precio de estos iba de los 600 hasta los 7,000 pesos mexicanos, y Arturo quería un lugar cerca del escenario y además que pudiera sentarse 😒, o sea de los caros, pues).

5 de Marzo 2020, 8:45 horas. Entro al maravilloso mundo del internet con la esperanza de encontrar los tan preciados boletos al 2×1. El evento está dentro de la promoción. Asientos de la zona Platino D (los terceros más caros) están al 2×1. Le mando una captura de pantalla a Arturo: “Wey, sí están en la promoción”. Se armó la gorda.

5 de Marzo 2020, 13:21 horas. “Escúchate este pinche disco”, me manda Arturo una captura de pantalla de Apple Music con el disco del tío Billy: Live at Shea Stadium: The Concert. Lo escucho, es un maldito discazo, están entre sus invitados Tony Bennett y Paul McCartney, nada más. Suena Miami 2017 y pienso: “Ojalá la toque mañana”.

5 de Marzo 2020, 19:59 horas. Sigo escuchando el disco, dura más de dos horas y no pude escucharlo de jalón. Llega una notificación a mi celular de Spotify: “Ve los Spotify Awards en directo ahora”. Ignoro la publicación. Continúo la reproducción del disco, suena Uptown Girl.

6 de Marzo 2020, 10:34 horas. El día del concierto. Termino de escuchar el disco. Le mando un WhatsApp a Arthur diciéndole que está chingón.

6 de Marzo 2020, 12:12 horas. Arturo me manda una foto con los boletos en mano. Es inevitable emocionarse: ¡Voy a ver a Billy Joel! Quedo de verme con él cerca de la estación de metro Mixiuhca.

6 de Marzo 2020, 19:00 horas. Checo Waze, el tránsito hacia el Foro Sol es una monserga. Decido irme en metro hacia Mixiuhca.

6 de Marzo 2020, 19:10 horas. Mis papás me dan un ride a la estación Villa de Cortés. Mi temple es puesto a prueba, llevaba más de dos años de no subirme al Sistema de Transporte Colectivo Metro, que Dios nos ampare.

6 de Marzo 2020, 19:30 horas. Entre empujones y arrimones logré sobrevivir al metro (tuve que esperar 2 trenes para poder abordar por la cantidad de gente que había). Me encontré con Arthur afuera del metro. Le pregunto que si no se lleva una chamarra, estamos a 13ºC. Él accede.

6 de Marzo 2020, 20:30 horas. Llegamos al Foro Sol, la mayoría de los asistentes se ven mayores de 40 años, entre ellos famosos que solo ubicarían mis papás o tíos: René Casados, Sergio Zurita, Susana Moscatel… Era evidente la pudientad de las localidades que adquirimos entre salas lounge, comida gourmet, tragos coquetos, ¡vamos! Hasta en los baños portátiles tenían lavabo con agua caliente y jabón de manos delicadas. Eso sí, Arturo y yo somos los más jóvenes, nos vamos a divertir.

El buen Arthur y yo merengues

6 de Marzo 2020, 20:45 horas. Compramos una cerveza, para eso de calentar motores.

6 de Marzo 2020, 21:27 horas. La cerveza ya hizo efecto en mi organismo y me dispongo ir a los sanitarios, de paso aprovecharé para ir por un refill de chela.

6 de Marzo 2020, 21:30 horas. En mi camino hacia el baño empieza a sonar música del escenario. “Mierda” pienso, creo que fue la orinada más rápida de la historia, tan rápida que todavía me doy el lujo de ir a comprar un par de cervezas. Llego a tiempo. Veo a Billy Joel en el escenario, sentado en un piano, empieza a sonar Big Shot.

Con aires de un bar de jazz neoyorquino pero elevado a la máxima potencia, así se siente la presentación del tío Billy, ya saben el piano, los metales, percusiones y unos coros increíbles.

Billy, con su clásico traje negro y corbata de calaveras logra tocar las primeras 3 canciones sin chistar. ¿Recuerdan los 13ºC? Bueno, pues ya son 11ºC y el tío Joel los resiente e interrumpe su presentación para ponerse un gorro en su cabeza calva y bufanda, ya se le notan los 70 años de existencia en la Tierra.

Tuvieron que pasar 5 canciones para que ubicara apenas la segunda: Just The Way You Are, hubo un frenesí entre la audiencia, no colérico pero sí eufórico. Los fanáticos que estaban atrás de mí habían estado coreando todas y con esta rola, pues ya se imaginarán… Yo estaba feliz porque ya me sentía parte de.

Estoy seguro que te sabes más canciones de Billy Joel de las que crees, a mí me pasó, porque después en el concierto vinieron clásicos como New York State of Mind, She’s Always a Woman y My Life. El tío Billy ya me tenía en la palma de la mano y más cuando con su piano tocó El Jarabe Tapatío. Me había ganado sí, pero le faltaba un buen para hacerme suyo.

Igual de reservadas eran las reacciones de la gente que si bien, como mencioné, estaban emocionados no estaban dándolo todo. En su momento asumí, sin el afán de agraviar, que era por la edad de los asistentes…

El momento cumbre para mí llegó casi al final del concierto, en la circunstancia más cliché que podrías imaginar: cuando tocó Piano Man. Primero fue desconcierto porque sabía que faltaban un gran número de hits por tocar (normalmente esta canción es el cierre del show), ya después me dejé llevar por las notas, esto último fue a tal grado que me emocioné hasta las lágrimas. Sí, un señor sentado en un piano interpretando una de las canciones más emblemáticas de la historia de la humanidad, mientras que alrededor de 20 mil personas coreábamos al unísono, fue inevitable conmoverse y echar las de cocodrilo. Este instante lo valió todo y ahí entendí que hubiera sido un error perdérmelo.

Después, el viejito bonachón con esfuerzo se levanta de su piano y hace el ademán de despedida y parte hacia un lado obscuro del escenario. Pasaron como 3 o 4 minutos, si bien había movimiento en el foro se sentía una atmósfera de expectativa, sabíamos que faltaba algo más.

A esta parte me gusta decirle: El Mejor Puto Encore de Mi Vida

Como la mayoría esperábamos, el tío Billy regresó con guitarra en mano y tocando una serie de canciones para dejarnos con la energía en lo más alto: We Didn’t Start The Fire, Uptown Girl, It’s Still Rock And Roll To Me y finalmente You Maybe Right. No les miento, me divertí MUCHÍSIMO en estos 20 minutos.

El señor Joel nos logró transmitir el punch con las que hizo estas canciones. En cierto punto fue hasta enternecedor verlo intentar hacer pasos de Rockstar con el esfuerzo propio de una persona de su edad pero con sobrepeso. Billy lo lograste.

Tal vez el venue lo rebasó, un Auditorio Nacional hubiera sido más prudente y no porque no pueda llenar el Foro Sol (cosa que tampoco se logró) sino más por el ambiente íntimo que ofrece la mayor parte del show, un inmueble más chiquito hubiera sido inmejorable. Pero ya sea por el frío, el público en primera velocidad o el sedentarismo del tío Billy, puedo decir que fue uno de los mejores conciertos de mi vida gracias a las melodías de Joel y al espléndido mashup que hubo entre música disco, mexicana y hasta ópera (su también guitarrista, Mike DelGuidice, se echa un solo operístico digno del Met).

Billy Joel, espero verte una vez más y que ahora sí toques Miami 2017.

*Foto de portada: Alan Cortés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close